top of page

statement

        La mano como símbolo y como signo, también como significado y a la vez como la constructora de signos y significados. 

Mis manías tienden a ser obsesivas, tienden a revolver dentro de sí mismas: en el nudo que todo tropezó,  en el repetir, en la manía, en la textura y en la maraña. maldita paciencia.

Me interesa explorar -los márgenes de error d- el lenguaje, lo que da apertura a las diferentes interpretaciones, a malentendidos. Lo que se esconde atrás de todas las metáforas y figuras de estilo, categorizadas para perseguirlo.

Me gusta jugar con conceptos tautológicos y la precariedad del lenguaje para describirlos;  conceptos que son innombrables, porque rebasan. Me interesa la redundancia, el permanecer en una postura que me recuerda la existencia propia: la imanencia en el mundo.

Me siento manoseada por mi obra, invadida por sentidos de piezas que tengo que hacer. Arrojada a hacer pura necedad necesariamente innecesaria. Eso completamente imprescindible que me hace sentir cerca de algo que es mío y que desconozco, algo que me acompaña pero siempre me tiene abandonada.

bottom of page